Gabriel Zea

artist

Banco Artístico de Conocimiento Experimental [2017]

¿Qué experiencia pedagógica puede existir en una feria de arte? No ignoremos el hecho de que se trata de un espacio donde se juegan dinámicas propias al mercado del arte. Dicha constatación no implica que la experiencia del mercado tenga que ceñirse a la definición capitalista del mismo. No creemos que una feria tenga que ser el playground de la especulación: queremos abordar la posibilidad de abrir el campo de visión a formas de experimentación que subvierten estos a prioris. Si ARTBO abre un espacio donde existen modelos horizontales de pedagogía, la feria se separa de las jerarquías cerradas del modelo de mercado tradicional, abriéndose a la experimentación con formas de intercambio no piramidales. El reto es separar el término “economía” del término “capitalismo”.

B.A.C.E es un lugar que articula al público para que éste pueda devenir en un sujeto crítico que entiende que los sistemas de valoración no lo someten sino que dependen de él. En una era donde los límites ideológicos son cada vez más volátiles, aportamos algunas herramientas para que la gente se empodere y navegue en un mundo que exige estados de adaptación constante. Esta dinámica no será producida desde una dialéctica de la oposición, sino desde un espacio que acepta que un campo abierto pierde la necesidad de dominación de una idea sobre otra.

La feria es un fenómeno local y de temporalidad limitada. Esto permite la emergencia de un contexto para probar formas, modelos y formatos de creación e intercambios autónomos y colectivos. Nos inspiramos en la teoría de las Zonas Autónomas Temporales de Hakim Bey: áreas que han sido liberadas para que los que están en ellas experimenten con nuevas formas de estar juntos, re-apropiándose de la posibilidad de ser los creadores del arte de la vida cotidiana. El espacio de B.A.C.E al interior de la feria es impermanente, posee sus propias reglas, y cuenta con la participación de una comunidad reducida, en comparación con la población total de la ciudad. Creemos que se trata de un lugar propicio para crear un lenguaje compartido, que permita la aplicación de la teoría de Bey ¿Qué pasa si en un espacio de temporalidad reducida emergen las condiciones para fomentar la creación de formas horizontales y autogestionadas de intercambio, con una moneda alternativa cuyo valor de uso tiene sentido sólo al interior de B.A.C.E? La producción de esta moneda no es un acto de rebeldía, es una apertura a las posibilidades de acción dentro de un entorno de producción simbólica.

La sociedad industrializada ha relegado la tarea de la representación del valor a dos actores: los banqueros y los artistas. Estos oficios parecen existir en ámbitos disociados, pero crean semióticas que permiten el canje dentro de una esfera que supera lo inmediatamente tangible. Imaginan y presentan futuros, para bien o para mal. El mercado del arte depende de una liquidez monetaria que supera las necesidades básicas de supervivencia, además los primeros coleccionistas son banqueros. A partir de estas consideraciones surge B.A.C.E: un espacio que visibiliza y da elementos de análisis para que los participantes retomen su poder transformativo sobre los sistemas de valuación, es decir, sobre los modos de producción, circulación y consumo del arte.

Después de la crisis financiera del 2008, los bancos y monedas alternativas creadas por artistas se han convertido en una estrategia que permite denunciar las falencias del mercado financiero del capitalismo actual; generando un lugar de intercambio local, que no reproduce las dinámicas de la economía global. Usa la micropolítica de los cambalaches entre humanos; creando amistades, colaboraciones y alianzas de ideas.

B.A.C.E es un espacio de exaltamiento y no de angustia, donde se devuelve al participante su agencia, haciendo que las dinámicas de valuación y evaluación dependan de un diálogo interpersonal. El modelo propuesto crea dinámicas de mercado que no dependen de una moneda única, sino de la capacidad de producir situaciones de CANJE. B.A.C.E es un lugar “alternativo” en la feria, en esa posición no debe sólo presentar, sino proporcionar herramientas para construir múltiples maneras de relacionarse y convivir.

Proyecto en colaboración con María Adelaida Samper y Paulo Licona.

Fotografías cortesía de Artbo.